Categories
Food

What I think about Food Production and Distribution chains inefficiency. A Response

This article is a response/commentary to What Silicon Valley Doesn’t Understand About Agriculture

Great articles are the ones that call you to action, challenge your ideas and/or refresh you with new knowledge. I think this is true for this article. Look, I am writing a response to it!

The main driver of the article is the recent trend of Vertical Farming, and its adoption from Silicon Valley Companies. I will respond to several statements done thru the article.

“…This implies and inherent inefficiency in both current food production and its distribution chains.”

This statement suffers from the same issue that it attacks. It assumes that the current food production and distribution chains are efficient. In the US, the amount of food that is discarded in production, transportation and commercialization amounts to more than one third of what is cultivated. That cannot be an efficient model. Is better than 60% waste, but worse than 10%. What about Input Applications, Soil Health, Ecological Externalities, Processed Foods and Public Health Outcomes? The industrial agriculture was important for the society of the last century, and maybe it made the production of US government subsidized crops more efficient. But, until we: eradicate famine and multiple nutrition related diseases, have a synergistic relationship with nature, and are able to reduce waste to nothing, the food system would require further efficiency updates.

“The truth is, modern agriculture as most people understand it already have the things SV-types desire and crave: massive scale, incredible automation, hyper-efficiency”.

Agriculture is massive in scale because is a basic need for human live, I would compare it to Construction or Education. Those are massive scale areas where innovation is required as well. Also, Industrial agriculture is highly automated for a short list of crops which in result have become the main ingredients in the modern processed food diet. Agriculture is not incredibly automated, corn, wheat, soybeans, rice and a handful other crops are. And hyper-efficiency, well thats an overstatement. We have dead algae zones, erosion, predation of the Amazon, soil depletion, contamination of aquifers, consolidation, and proprietary technology managed by three global corporations. We need more efficiency.

“The average farm size is increasing and has been for quite sometime. As farm size increases, the number of people directly involved in agriculture for their livelihood continues to be exceedingly small (there are only about ~ million farms in the United States). Sophisticated and (and generally physically massive) machines–with varying degrees of automation–have continuously driven the efficiency of a single farmer higher and higher requiring less hand labor and obtaining efficiencies of scale for cost.”

This statement forgets to mention: Government subsidies and long term contracts with suppliers. The US since the Cold War has been directly involved in the production of commodity crops. This is not an open market. It means, that row crop farmers can grow crops at a loss and still have some profits if you take into account the federal programs. This no only happens in the US, but it is one of the main drivers of innovation in this field. A handful of crop are subsidized, and the two main stars – Corn and Soybeans – are the country sweethearts.The greatest breakthroughs of the Industrial agriculture era, are related to this two main crops: Automated Tractors, Planters and Sprayers, Genetical Modified Organisms, Chemical Inputs. The reduction of labor on the farms is not because automation has made it easy, in the contrary, we needed automation because agriculture is not profitable. That’s why we have more consolidation, the reduction of family owned farms and the incredible amount of money that the government hands out to farmers. They need innovation to keep their heads afloat.

“Current agriculture doesn’t need an artificial energy source and the automation that exists today is breathtaking. It is completely reasonable for a single human, with assistance from machines, to comfortably farm 1,000 acres or more of traditional rows crops”

I am not an advocate of Vertical Farming, but an advocate of Smart Farming. Smart Farming is focused on quality, nutritional value and flavor. Row Crops are great and we should have access to the best of those. But we don’t need only those types of crops. We don’t even eat those. Not a single human eats #2 yellow corn. We need more technology to create more delicious, nutritional and nature-nurtured food. Because of this, I think in the future we would need more farmers not less. Only highly distributed systems supported but by innovative, environmentally-driven and task-minded farmers, can discover the great diversity of flavors, nutrients and ecosystems that will provide the best inputs for a human species that co-inhabits a thriving planet.

The free advice I would give anyone looking to enter the ag startup scene: take advantage of the existing pros (scale, automation, mechanization). Startups that try to hitch along to already existing scale rather than trying to re-invent it present a much better opportunity for success.

This is a good advice, but not a full one. Do not only consider the pros. There is still a lot of work to be done.

Data Driven AgTech is still in early stages. Is enclosed in black boxes and proprietary technology. It still lives in the old model, conquer or die. But soon, I hope we would see a new wave of farmers that in its majority builds on top of open source models and collaboration. A Food Network. Agriculture that is inherently human and inherently natural.

Categories
Food personal

FoodNet, the “cloud” in the land

Have you ever heard of the term “the cloud”? Maybe, in phrases like: “Save it in the cloud” or “Is backed up in the cloud“? This cloud is nothing more than a distributed network of data-centers that allow faster replication, lower latency and almost-instant recovery.

During the last 60 years, agriculture has been a field of great progress. The chemical and genetic breakthroughs were significant for the victory of the industrial revolution. People were able to feed themselves and overflow the land with grains that easily started to replace its vegetable and fruit counterparts with modified and highly processed ingredients, that in result made the whole endeavor purposeful. But nothing comes without its trade-offs.

Hindsight is 20/20, I know, but when farmers in the 70s started to see their field produce 30, 40 or 50 percent more food, they had to doubled down, maybe I would have done the same. The government followed suit and decided to put in place all the safety nets possible to overflow the markets and support the golden era of this Agro Industrial Revolution. The Green Revolution. But now, we have more information. We know that applying nitrogen has its limits, and that pesticides and weed killers lose their effectiveness as time goes by. Nature is not static. Not in vain, plants and bugs have dealt with survival during millions of years. 

We have seen first hand the debacle of the food distribution (thanks COVID-19). The problems of having all our chicken being processed by three main providers. That the processing facilities are centralized. That our processes treat nature an step in the factory when it is impossible to tame it. 

We have had great progress to feed the growing population of the world, but not all the credit goes to the centralized enterprises and economy of scale. We produce more food, but do not feed everybody. We produce more food, but we throw away a big portion of it. We produce more food, but we deplete the fertility of the land that provided it in the first place. Maybe the issue was not only to produce more but to produce better.

Now back to the “cloud”. In informatics, the cloud became a big achievement because it revolutionized several aspects of the work: reduced the cost of ownership, improved the quality and speed of data distribution and diminished the risk by using resiliency and redundancy. But the main gain of all is that made it affordable and accessible to all.  Before its appearance, only some big names were able to build scalable, secure and fast networks due to costs. Now everybody with the technical knowledge can build the next Amazon from his/her bedroom. We need that in agriculture.

My proposal, and I know I am not the only proponent nor the last one to talk about it, is to keep building an strong Food Network, not the reality food tv channel, but a Resilient, Scalable and Redundant connection of nodes that interact with the nature to nurture us all inhabitants of the Earth. This is more achievable more now that ever. We have the “cloud” that gives is connectivity, access to instant data and its computational power! We can build tools and use data to move us from our predatory and reductionist interaction to one that is synergistic and exponential. It needs multiple nodes (or even other networks) of connected food producers (Farmers, Ranchers, Fishermans, Foragers, et al) and also a big number of local food processors. It also needs to be closely connected to consumers, so it can be highly accurate in terms of consumption and residues. With this FoodNet, nothing is waste, but a piece in the cycle of energy transformation. That is an Ecosystem!

Let’s produce more food that is BETTER food for everyone. 

Famine can not be cured with destruction.

Categories
Food

Granjero de nombre

El origen de mi nombre es “Granjero” y hasta el día de hoy pensé que no ser un agricultor era una afrenta directa al nombre que recibí al nacer. Una deshonra.

Intenté encontrar mi camino hacia la tierra, me concentré en aprender desde lo teórico tanto como pude sobre la tarea del agro. Trabajé por años en una empresa dedicada a la digitalización de las tareas agrícolas, escribí decenas de artículos y planté mi propia huerta.

Dirty Hands
Photo by jesse orrico on Unsplash

Con el deseo por encontrar el camino para usar mi azadón y contemplar el atardecer de una jornada llena de tierra, irrigadores y compost, llegué a la Conferencia de Pequeños Granjeros en California. En los tres días de charlas esperaba aprender más de las tareas del campo, llenarme de herramientas y trazar los primeros pasos prácticos para empezar mi propia parcela. Pero la realidad superó con creces mis expectativas en el día 1.

El Campo es difícil. Muy difícil.

El primer día conocí a Javier. Un hombre de unos cuarenta años, de origen centro americano, con las uñas llenas de tierra y el corazón palpitante por enseñar a las próximas generaciones sobre las tareas del campo. Hace más de cuatro años hace parte del programa en la ciudad de San Luis Obispo que renta terrenos a un costo mínimo a personas interesadas en cultivar. Javier vende parte de sus productos a las Escuelas del Condado de San Luis Obispo y el resto lo lleva al negocio que tiene junto a su esposa de Jugos y Batidos.

Javier trabaja de sol a sol. Sin parar. Sus manos callosas y tenaces. Su cara ajada por el sol no le es pretexto para seguir trabajando. Y es que ser agricultor es más que el trabajo físico del campo. Es ser publicista, ingeniero, contador, administrador, jardinero, vendedor, albañil, ecólogo, biólogo y sobre todo paciente. El pequeño granjero tiene que tener habilidades que a nadie más se le exigen y que sin ellas sus tareas serían fallidas desde el principio. El campo no es para los expertos sino para los arriesgados. El clima, las pestes, las variaciones del mercado, el cuerpo cansado, los sistemas de riego fallan, el contrato que cancelan, los impuestos, la tierra. Nada que pueda se controlar, todo se puede perder. ¿Qué otra labor exige tanto y da tan poco?

El trabajo del campo es ingrato

La gente me miraba raro cuando le decía que quería ser granjero. Sabían que yo era un ignorante y un soñador. Pero sobre todo, sabían que el trabajo de la tierra es ingrato. Un ingratitud oculta. Pocos le da gracias a nuestros campesinos, casi nadie les paga bien, y son menos los que les tratan con respeto. Y sin embargo, ellos con sus salarios anémicos, sus manos acorazadas y sus días encorvados quitando maleza, siguen amarrados a una labor tan demandante.

Yo no sirvo para eso. No doy la talla. Soy insuficiente para superar a Javier, inclusive para seguirle el paso por más de un par de días. Me duelen las rodillas y la espalda no más de verlo. Estar sentado en un escritorio no me ayuda, aunque creo que mi mayor desventaja es mis ideas románticas de una era pastoral que no volverá.

Soñaba con una integración de la ciudad y el campo. Con una agricultura distribuida. Ser un pionero de ideas recicladas. Pero no me da el pellejo. Soy muy citadino, muy viejo y sobre todo muy cobarde. El campo es para gente con un ánimo que soporta condiciones muy adversas del clima, el mercado y el ecosistema. Con la capacidad de lidiar con uno de los sistemas más complejos que he estudiado. Se necesita más coraje del que poseo para lanzarme a esta agua desconocida.

Gracias a Javier por ser lo que es y mostrarme lo que no puedo ser. Como consumidor, ahora más que antes, sé que debo comprarles más a los pequeños granjeros que desafían al sistema de alimentos, apreciar su trabajo pagándoles mejor que lo se paga a los supermercados, e incentivarles a que sigan usando más prácticas regenerativas. Es lo menos que puedo hacer.

El trabajo del campo es vital

Sin el campesino, por lo menos hasta que los robots crezcan toda nuestra comida (cosa que pasará en los próximos 50 años), son las manos como las de Javier las que harán que la biología vegetal y animal sigan creando vida para poder mantener nuestros espíritus dentro de nuestra escudo corporal.

El problema es que cada vez hay menos Javieres y más Jorges. Necesitamos más agricultores. Muchos más. Millones. Los necesitamos funcionando mejor que antes. El cambio climático y el aumento de la población necesitan de grandes inversiones en la agricultura. Mejores prácticas, mejor tecnología, mejores salarios. Elevar a nuestros campesinos, granjeros y rancheros.


En conclusión, y para aquellos que aún no lo han leído entre líneas, no creo que en un futuro cercano decida ser agricultor. Más esto no me aleja del campo, de la comida y del sistema de alimentos. Seguiré con mi lucha por compartir tanto como pueda sobre sostenibilidad, consumo consciente y sistemas distribuidos. Mi azadón será mi teclado. Mi bolsillo será mi voto. Mi cena será un tributo a aquellos como Javier.

Seré granjero de nombre, y animador de profesión.

Categories
Food

¿De donde viene lo que como?

Una hamburguesa de cadena rápida podría ser con facilidad un mapa mundial de la producción de alimentos y su capacidad de distribuir insumos de forma optimizada a cualquier lugar del planeta.

Photo by Camila Melim on Unsplash

Una hamburguesa de cadena rápida podría ser con facilidad un mapa mundial de la producción de alimentos y su capacidad de distribuir insumos de forma optimizada a cualquier lugar del planeta.

Nuestro restaurante de hamburguesas favorito se encuentra en Los Angeles, California (34.0201613,-118.6919244), un lugar cálido y reconocido a nivel mundial. Al llegar nuestra orden, nos encontramos con nuestra cena. Un delicioso y recién hecho emparedado relleno con carne, queso, vegetales y condimentos. Nada del otro mundo.

El pan, que podría estar hecho con harina de trigo importada de Francia, aunque los Estados Unidos sea uno de los mayores productores de trigo del mundo. Añadimos Semillas de Sésamo, de Tanzanía o India, Huevos de Illinois, y todo lo mezclamos en una fábrica panadera de Colorado. Hasta ahora, cada producto a viajado miles de millas para llegar hasta la bandeja de comida. Los vegetales, de Salinas-California, y los condimentos de Canada (Mostaza). La carne de Oklahoma y el queso de alguna lechería en Wisconsin.

El problema con este entramado mundial de sabores es que pagas $2USD por un producto que ha viajado más que un promotor de conciertos, sin incluir en el precio los costos escondidos como “tarifa de polución de aire, agua y tierra“, “impuesto por emisión de gases de efecto invernadero“, “fondo de depredación de hábitats naturales“, “cobro adicional en maltrato y abuso a poblaciones vulnerables“. Nada es gratis. Alguien va a pagar por estos sobre-costos. Serán las siguientes generaciones, si la naturaleza no nos hace pagar por adelantado.

Como consumidores debemos tener control sobre lo que consumimos, y ya que no existe un sistema de trazabilidad para lo que comemos, la única opción que nos queda es controlar lo que tenemos a nuestro alcance. Lo que he repetido hasta el cansancio: Compra Local, Compra Fresco, Compra Responsable.

Categories
FooBar Food

Si no sabes qué hacer, haz un Calentao!


La nevera se abre y nos respira con desidia. Nada de lo que nos ofrece merece el esfuerzo, así que vamos y buscamos la caja de cereal, un tazón y una pizca de auto-conmiseración para evitar pensar en qué comer.

A veces nosotros tampoco tenemos idea de qué queremos hacer con nuestra existencia. Un día somos una cosa y al siguiente nos vemos al espejo indignados de las decisiones del día anterior. Nada nos convence y nada nos atrae. La vida está lista para un tazón de cereal.

Pero no se puede vivir solo de cereal (no más de una semana) por la misma razón que no es saludable vivir de desilusiones y falsa promesas a nosotros mismos. Es por eso que les recomiendo la mejor estrategia a la hora de tener que pensar en qué comer y no tener mucho tiempo o ganas de cocinar: HAGA UN CALENTAO! (Stirfry).

Para hacer un buen Calentao, así como con la vida misma, usted necesita tener algo en la nevera que le haya sobrado del día anterior. Una pasta, un arroz, unas papas. Luego, tal vez algún vegetal fresco o cocido, y por último alguna proteína (o el últimas la capacidad mínima cocinar un huevo). Esto implica, por supuesto, que usted a pensado en su futuro yo y ha preparado comida suficiente para este momento. No se ha comido todo, ha dejado un poco. No ha puesto todas las fichas en un solo color. Eso solo le sirve a los de Hollywood.

Por lo demás, un Calentao es tan fácil como calentar un sartén con algún tipo de aceite o mantequilla, y verter todo lo que encuentre en la nevera que le permita una comida balanceada. Luego, agregue unas gotas de agua y tape. Siete a diez minutos después ya tiene lista una cena que desplaza a la desdicha.

A veces no sabemos qué hacer. Hagamos un Calentao. Juntemos todo lo que sabemos y hagamos algo nuevo. No nos conformemos con el dulce amargo de la pereza y la lástima. Tomemos el tiempo para recordar todo lo que nos hace lo que ahora somos y con eso, puesto en bajo con algo de aceite, hagamos del día de Cereal un recuerdo y del día del Calentao la mejor forma de reinventarnos.

Nuestro futuro nos lo agradecerá.

Categories
Food

🍲 ¿Comemos solo para nutrirnos?💪

Photo by Colton Sturgeon on Unsplash

He leído sobre visiones que hablan de un futuro en el que la forma de obtener los nutrientes necesarios para la subsistencia del ser humano estarán reducidas a fórmulas químicas y biológicas adaptadas de manera personalizadas a las necesidades, condiciones y objetivos de aquel que las consume.

Sé que debería estar emocionado por la idea, pero no puedo. No son suficientes las razones: Eliminar las enfermedades-transtornos-incomodidades flatulentas causados por una condición de intolerancia a ciertos grupos de alimentos, o la posibilidad de contrarrestar condiciones genéticas con una dieta rigurosa que reverse o por lo menos minimice los efectos de lo que aqueja, ó la posibilidad de evitar de una vez por todas tener que aprender a afilar un cuchillo.

Pero es que no es suficiente. Sobre todo por que alimentarnos, aunque cumple una función clara (la de obtener los nutrientes necesarios del ambiente para mantenernos con vida), es también otras cosas más.

Es una experiencia multi-sensorial. Comemos con los ojos, la nariz, la boca, el oido y el tacto. Es una de las pocas experiencias humanas en la que todos nuestros sentidos son atacados al mismo tiempo. Y esto no se puede reemplazar con una colada de quinoa y minerales. O un pedazo de pastel hecho con fécula de batata y raíces secas del amazonas compactadas y metidas en una pastilla. Mi cuerpo se sentirá mejor por dentro, pero mi mente habrá perdido una experiencia incomparable.

Okra – Photo by Neha Deshmukh

Comer implica cocinar y mucho más. Algunas de las personas que promueven este tipo de dieta basada en suplementos (ejem… Soylent et al) desconectan por completo al consumidor del producto. Ya no existirá la más remota imagen de una Papa Morada del Perú o de una Okra de New Orleans. Estaremos sometidos a sabores, colores y texturas basadas en estudios de mercado, “focus groups” y costos de producción. Entre más desconectados estemos de la naturaleza, menos cuidaremos de ella.

Entre más desconectados estemos de la naturaleza, menos cuidaremos de ella.

Y por último, perderemos una buena excusa para hacer amigos. La mesa, el juntarse, el sentarse juntos, el brindar, el comentar sobre lo que está servido y sobre lo que la vida misma ha sido, son momento irremplazables. No imagino invitar a mis amigos e invitarlos a tomar un batido, “Yo pongo el agua” diré, a lo que Clara responderá “Gracias, pero yo prefiero llevar la mía echa con minerales y proteínas activas, además de probióticos.” Momento seguido Pedro dirá: “Mejor que cada uno tome batido antes de venir”, ya que Clara está haciendo un Trial médico alto en Azufre, con la idea de mejorar su flora intestinal y poder comprar su último iphone.

Es cierto que la humanidad encontrará otras formas, se adaptará, evolucionará. No yo. Tendré que ser el anticuado. Tal vez comer solo. Pero feliz.

Categories
Food

Agricultura Distribuida – El futuro de la producción de alimentos

ESTO ES UN BORRADOR. LÉASE COMO TAL.

Durante los últimos 50 años el mundo ha sido testigo de una de las revoluciones más importantes para el planeta. La Revolución Verde. Luego de la Segunda Guerra Mundial, con Europa destruida y los Estados Unidos fortalecido política y militarmente; se introduce el concepto de los pesticidas químicos. Junto con ellos se lo logró el descubrimiento de variedades tolerantes a los herbicidas, lo cual permitió el desarrollo del mejoramiento genético en plantas. Un avance enorme en la tecnología de producción de alimentos.

Ahora se podían sembrar miles de hectáreas con el mismo cultivo sin temor a que la maleza y otros peligros dañaran la producción. Junto con este avance, otros se abrieron paso. Tractores y contenedores especializados, semillas, fertilizantes y nuevos equipos. El campo ya no parecía más una parcela en la que una familia subsistía.

En los últimos 50 años se ha reducido el número de agricultores por cada 1000 habitantes. La era post-moderna ha sido la expansión de lo urbano, lo tecnológico y lo digital. Todo lo contrario al campo.

Pero esto tiene que cambiar. Los efectos de los monocultivos y la producción indiscriminada de alimentos tiene un precio que todos tenemos que pagar. Los gases de efecto invernadero y la contaminación de las fuentes hídricas es responsabilidad de todos. No solo de los grandes agricultores y ganaderos, sino de todos lo que consumimos alimentos producidos de forma irresponsable. Somos todos los mayordomos de la tierra. Nadie más va a cuidarla de manera consciente.

Es por esto que propongo el sistema de producción distribuida. Cada grupo de habitantes es responsable de producir la mayor cantidad posible de insumos para su propio grupo. El resto de los insumos es mercadeado en un sistema global que permite balancear las necesidades locales con las demandas globales por alimentos de cada región. El principio es simple. Producimos alimentos con responsabilidad. Somos responsables con nosotros mismos, pues nos encargamos de llevar una dieta acorde a nuestro estilo de vida. Somos responsables con nuestros vecinos, ya que colaboramos junto con ellos a producir la mayor cantidad de alimentos que se puedan encontrar localmente. Somos responsables con el mundo entero, ya que no producimos de forma indiscriminada sino que más bien, somos buenos administradores de los recursos que tenemos a la mano.

Es obvio que para llegar a este ideal, es necesario incorporar varios pasos:
1. Sensibilización y nuevas oportunidades: Abrir oportunidades que permitan escoger la vida Rurbana. Una mezcla entre centro de acopio y producción agrícolas y centros urbanos de mediana-baja densidad.

2. Centros urbanos deben estar conectados al mundo físico y virtual: Internet y líneas celulares de última generación, Autopistas seguras y rápidas que puedan ser usadas por vehículos eléctricos y autónomos, Aeropuertos medianos para aerolíneas no tripuladas que permitan el transporte de alimentos con facilidad.

3. Un sistema de planeación y distribución de alimentos distribuido, no controlado por ningún gobierno sino federado a todos los que quieran usarlo.

4. Incorporar a los grandes consumidores de alimentos, para que junto a los nuevos centros de producción, puedan planear con claridad los alimentos que necesitan cada temporada con lo que se producirá sin exceso.

5. Educar a los países en desarrollo para incorporen políticas públicas que permitan implementar los pasos anteriores.

Categories
Food

¿Más comida en 2050? ¡La necesitamos ahora mismo!

Este año, 30 años antes del tan anunciado 2050, tenemos 3 millones (3.000.000) de niños muertos por desnutrición. Millones de personas, incluyendo los menores, afectados por enfermedades relacionadas con una dieta no balanceada. ¿Acaso no se produce suficiente comida para alimentarnos a todos saludablemente? ¿No hay nada que podamos hacer ahora mismo?

De acuerdo con la FAO, alrededor de un tercio de los alimentos son desperdiciados en la cadena de alimentos (producción, distribución, comercialización y consumo), suficientes para alimentar a toda la población de la tierra y un poco más. ¿Porqué entonces tenemos que esperar hasta el 2050? ¿Acaso es suficiente con incrementar la producción o hacerla más sostenible?

Sistema Fragmentado

El sistema alimenticio mundial es tejido unido por puntos frágiles y dispersos. Los datos a los que se acceden son en general vagos y viejos. Ahora mismo, año 2019, no sabemos con certeza qué vamos a producir el 2020. Tal vez más yuca o más arroz, tal vez un árbol extra de aguacate. Cada campesino, productor, dueño de terreno, no ha tomado la decisión clara de qué cultivar porque no puede anticipar la demanda ni las condiciones climáticas que le permitan prepararse, con lo cual tampoco puede hacer planes a largo plazo que le generen estabilidad a los que subsisten de ese trabajo. En general el plan es: Subsistir y pagar los prestamos bancarios que hacen la agricultura posible.

Los que producen, sometidos a las grandes compañías de insumos agroindustriales, se refugian en subsidios que en general son entregados luego de un lobby generoso hecho por las mismas empresas, los cuales incentivan el cultivo de variedades específicas a las cuales deben aplicarse insumos que por lo general son arrojados a los suelos de manera indiscriminada. En muy pocos lugares se ha establecido la Agricultura de Precisión y el camino para que sea adoptada globalmente aún es largo.

Tal vez uno de los eslabones con mayor riqueza de datos es el de la comercialización. De donde dependen la mayor cantidad de estadísticas. Los centros de abastos, grandes mayoristas y grandes consumidores de insumos alimenticios llevan un registro de lo compran y venden. Y aunque se esfuerzan por alcanzar los mayores niveles de eficacia, otra buena porción de los alimentos es desechada para satisfacer los caprichos del consumidor.

Ya dentro de las casas, es aún menos probable contabilizar la cantidad de desperdicios y residuos generados dentro de las casas. Lo que se sabe es que es menor el desperdicio que se genera en esta etapa si los países están en vía de desarrollo y son más altas si los habitantes son de clase media o alta en países desarrollados.

La FAO afirma que alrededor de 3.5 millones de toneladas por día son desperdiciadas en toda la cadena de producción de alimentos. Equivalente a cinco cargas llenas del buque de carga más grande del mundo (24.413 contenedores de 40 pies).

Dependencia alimenticia

Por cada 165 habitantes de los Estados Unidos hay un agricultor. (el 2% de la población). En otros lugares, como en la India, este número es casi diez veces mayor con 22%. Una realidad en ambos países es que la población rural, agrícola y campesina se a reducido de manera considerable. La consolidación y especialización de los productores, además de la automatización que de a poco se abre paso en los cultivos, ha motivado a las siguientes generaciones a mudarse a los grandes centros urbanos.

Esto como consecuencia, ha hecho que el público en general se desconecte de los métodos y orígenes con los que se produce lo que comen. Las grandes metrópolis dependen de manera directa de una producción cada vez más lejana, inclusive internacional, hecha con mano de obra barata y a la cual poco puede aplicarse un estudio de trazabilidad. La población rural sigue en picada y sin una señal fija de desacelerar su caída, en los últimos 50 años ha pasado de 65% al 45%. Si descontamos Africa e India, la población rural del resto del mundo es menor del 30%. Cada vez menos manos producen alimentos para más personas.

Esto es insostenible.

Comida Rápida y Procesada

Las cadenas de comida rápida no son pocas ni pequeñas. Los esfuerzos de estas corporaciones por expandirse por el mundo, y garantizar que sus accionistas reciban jugosos dividendos cada año, ha jugado en contra de la producción sostenible de alimentos. Los granos más cotizados (Maiz, Soya, Trigo y Arroz) son la base fundamental de estas compañías. Aceites, panes, masas, aditivos, emulsificantes, endulzantes, conservantes, son derivados de estos cuatro grandes monocultivos. Adicional a esto, toda la producción pecuaria (pollos, cerdos, vacas y peces) es alimentada con productos derivados de estos mismos cultivos, situación que incrementa la demanda y pone una presión constante en el sistema.

La elaboración de los alimentos e insumos no son más que el resultado de una incesante demanda de miles de toneladas de granos. Pero este apetito voraz nace del otro apetito voraz. El de los consumidores que hacen fila cada domingo en el drive-thru de uno de las miles de restaurantes de comida rápida del mundo. Con nuestras billeteras hemos alimentado el comportamiento nocivo que nos tiene en donde nos tiene. Hemos glorificado la comida rápida sin considerar las consecuencias que trae para todos en el corto, mediano y largo plazo.

En corto plazo, hoy, mañana y la próxima semana por cada 20 pizzas de 283 gramos (tamaño mediano) se ha utilizado un metro cuadrado de tierra y el costo de sembrarlo ha sido de 60 centavos de dolar al precio de hoy. 60 centavos por 20 pizzas! Podemos redondearlo a 1 dolar si incluimos aceite, agua, azúcar, sal y levadura. Osea que cada masa de pizza podría producirse por 5 centavos de dolar. Piensa en lo que has pagado y en lo que el agricultor recibe. Una clara muestra de la gran cadena de intermediarios del sistema mundial de alimentos y su efecto en la distribución de riqueza.

Epidemias de enfermedades relacionadas con las dietas altas en sodio, azúcar y grasa, impulsadas por una imagen algo encantadora de bajo costo y conveniencia de la comida rápida, son la consecuencia a mediano plazo que para algunas sociedades parece ser una realidad actual.

En el largo plazo, el cambio climático y las devastadoras consecuencias de las malas prácticas agrícolas sobre el medio ambiente(otra vez, no por culpa de un mal agricultor sino de un mercado al que poco le importa ver más allá de sus resultados financieros de fin de año), no solo van a afectar a la población rural sino a toda la raza humana. Lamentablemente compartimos el mismo planeta.

Geopolítica e Intereses Económicos

No hace falta decir que el mundo está cada vez man inter-dependiente. Un bajón económico en la China puede afectar el GDP de Suecia. Un conflicto en África puede afectar el precio del Café en Colombia. El mercado global ha hecho a los países más vulnerables a las condiciones globales. El asunto es que eso no los impulsa a dejar de producir de manera industrial insumos agrícolas.

Competir por ser el mayor productor de maíz, soya, arroz o trigo pueden traer beneficios enormes en cuanto a la percepción de calidad de vida de sus poblaciones. Poder alimentarse con proteínas animales, aún cuando estas son engordadas a base de granos y antibióticos, les provee de una idea de desarrollo que les abre otras oportunidades.

El mundo es inter-dependiente, más no interconectado. No es un sistema que sirva para el beneficio de todos. Y tal vez esa no sea la respuesta. Tal vez es mejor un sistema de alimentos federado. Distribuido. En donde la sostenibilidad y la nutrición sean más importantes que el estatus o la adicción. Un sistema agrícola interesado en su ecosistema, cerca de los que lo consumen, resiliente y diverso. Tal vez esa pueda ser otra alternativa al centralizado, masivo y costoso sistema de alimentos que tenemos ahora.

A elegir con nuestra billetera.

Categories
Food

Guía Gastronómica para salvar al planeta.

Con el tratado de Paris se inició el proceso para detener el cambio climático, o por lo menos contrarrestar sus efectos. Osea sino se ataja al ladrón, por lo menos quitarle lo robado.

El ciudadano de a pie, como este que les habla, está obligado ahora a tomar un postura. O cree en el calentamiento global y los efectos catastróficos que puede traer para el futuro del planeta, o no cree y pues todo este cuento le importa un pepino. Así que si usted es de los que sabe que ha sido causante pero también puede ser agente de cambio para salvar al planeta, tal vez esta guía le ayude. Si por el contrario, usted no cree para nada en esta fábula, siga esta guía, estoy seguro que tal vez le pueda ayudar en el futuro.

El Problema

Gran parte de la producción de gases de efecto invernadero y CO2, responsables en parte del calentamiento global, son emitidos por la industria de producción alimenticia. Así es. Ese pedacito de carne de res, producida en lotes de engorde, en donde los animales son hacinados y sometidos a prácticas brutales, donde además son alimentados con maíz, soya y otros granos, y que al final erosionan todo el espacio en donde pasan su cochina vida (pobres vacas, cerdos y gallinas); genera la mayor parte del metano del planeta.

No solo eso, sino que sus dietas están basadas en el consumo de granos de origen agroindustrial. Eso significa que este maíz o soya, cultivado especialmente para dárselo a los animales, es sembrado en grandes extensiones de tierra que requiere unas prácticas especiales para que el negocio sea rentable. Primero, deben usarse un multitud de máquinas con motores a combustible (tractores, camiones de carga, sembradoras, ayudantes de riego, aplicadores de fertilizantes, entre otros.) , segundo, deben utilizar semillas especiales tratadas genéticamente que resistan enfermedades y plagas, las cuales de otra formar resultarían muy difíciles de controlar en una superficie tan extensa (un cultivo de maíz puede llegar a medir lo mismo que 100 campos de fútbol). La falta de entrenamiento, el bajo precio del grano y otros factores, ha hecho que los agricultores de estas plantas lleven unas prácticas nefastas para el ecosistema que los rodea. Problemas como el boom de las algas en el océano y las zonas muertas que crea, son el resultado de la aplicación desmedida de fertilizantes que al no poder ser absorbidos por completo por las plantas, se filtra y termina vertido en fuentes acuíferas subterráneas que desembocan en ríos y quebradas. Sin dejar atrás, que han surgido nuevas especies de malezas resistentes al pesticida que no solo presentan riesgos para los cultivos industriales sino que amenazan a otras especies.

Y por último, el sistema de distribución de alimentos a creado una amplia red de abastecimiento que ha acercado a las personas en los lugares más remotos a acceder a alimentos más económicos y ha aumentado del consumo de comidas procesadas y llenas de ingredientes que desconocemos. Una naranja no debería viajar por dos semanas en aviones y camiones con frigorífico si puedo comprarla al agricultor que vive a 20 kilómetros de mi casa. A esto, se suma la gran cantidad de alimentos que son desperdiciados durante toda la cadena de producción, distribución y consumo. El año 2017 se produjo en el mundo lo suficiente para alimentar 2.5 veces la población del planeta, sin embargo no todas las personas tienen acceso a esta. En Estados Unidos solamente, una cuarta parte de los alimentos van a ir a parar a vertederos como desperdicio en cualquiera de los eslabones del sistema.

Come lo que puedas leer.

Michael Polan menciona que una de las mejores formas de filtrar la comida que compramos es leyendo la lista de ingredientes que contiene. Preferir las opciones con pocos ingredientes y que todos ellos sean reconocibles garantiza que nos alejemos de los extraños aditivos, conservantes y endulzantes artificiales.

Si le lee la etiqueta nutricional a su abuelita y ella no lo reconoce, déjalo ir. 

Come lo que puedas cocinar.

Las comidas altamente procesadas consumidas de manera regular e irresponsable son perjudiciales para la salud. Las dietas altas en azucares, sodio y grasas saturadas han incrementado los indices de obesidad en varios países de América. Cocinar en casa nos ayuda a reconocer lo que comemos y al mismo tiempo nos hace conscientes sobre la importancia de una dieta balanceada. Las comidas prehechas por lo general se alejan de los ingredientes originales y los reemplazan con sabores artificiales y derivados del maíz que promueven las prácticas nocivas para el planeta.

Come lo que necesitas y no compres de más.

Una de las mayores culpables de los desechos de alimentos es la etapa de consumo. Osea todos aquellos que compramos de mercados, supermercados, granjas o huertos locales. En promedio se desperdicia entre el 15% y el 30% de lo que compramos por puras razones prácticas. Olvidamos lo que compramos o nos da flojera cocinarlo o comemos por fuera de casa más que dentro de casa. Tan importante como cocinar en casa es que compremos solo lo que vamos a consumir.

Come y luego con lo que sobre recicla y has compostaje.

Los residuos orgánicos tienen la cualidad de ser degradados en un corto tiempo, lo cual resulta en la generación de compuestos beneficiosos para el suelo. Es por esto que es muy importante que todos los residuos de origen orgánico sean compostados. Los demás artículos deberán ser reciclados de la forma más apropiada. Los vertederos de las ciudades deberían convertirse en centros de reciclaje y compostaje, nada de residuos de alimentos debería hacer parte de los rellenos sanitarios.

Come lo que compras de fuentes responsables

Tan importante como alimentarte con alimentos frescos, preparados en casa, comprados en cantidades acordes al consumo y con una generación de residuos responsable, está el último paso para salvar al planeta.

Compra alimentos con las siguientes características. 

  1. Con buenas prácticas agrícolas y pecuarias
    Evita alimentos producidos con insumos químicos que contaminan al ser usados de manera indiscriminada. Así como evitar comprar productos lácteos, huevos y carne de productores con lotes de engorde que mantienen a sus animales en condiciones deplorables.
  2. Con responsabilidad social
    Evita comprar alimentos que son cultivados o procesados por personas en condición de abuso, miseria o esclavitud. Muchas personas en el mundo aún son víctimas de los maltratos en los campos y fábricas por medio de trabajo sin pago, agresión física y verbal o condiciones de trabajo inseguras.
  3. Con responsabilidad ambiental
    Evita comprar alimentos que son cultivados o procesados con prácticas que promueven la deforestación y la devastación de ecosistemas nativos (por ejemplo la selva amazónica brasileña que está siendo desplazada por los cultivos de soya y los lotes de engorde de ganado vacuno). Además, evita aquellos productos que no pueden garantizar la protección de las fuentes hídricas ni se comprometen a la emisión negativa de CO2.
  4. Con responsabilidad nutricional
    Evita comprar alimentos que son hechos con el ánimo de convertirte en adicto a ellos. Los alimentos altos en azúcar, cafeína, sal, grasas, son altamente adictivos pues pueden producir la secreción de dopamina al ser consumidos. La comida rápida, los snacks dulces y salados a base de harina de trigo, harina de maíz, féculas o papa con alto contenido calórico, las bebidas endulzadas gaseosas y energizantes, y los productos lácteos altos de azúcar agregada son algunos de ellos. Come aquello que te permita mantener un estado de atención y energía constante en lugar de dejarte llevar por picos y valles guiados por el consumo de carbohidratos y azúcares.

Tu mejor voto es tu billetera

Parece que a algunas personas aún no les convence el riesgo futuro del mundo por causas relacionadas al calentamiento global. Está bien. No intento convencerles. Son claras las evidencias sobre la relación entre las malas prácticas de la industria de alimentos y los problemas de desnutrición, obesidad, problemas cardiovasculares, cancer y conflictos sociales que esta genera. La mejor forma de salvar al planeta es usando nuestra billetera para elegir el futuro que queremos. Es posible. Solo hace falta que comas bien y ayudes a todos aquellos que aún no pueden hacerlo.

Categories
FooBar Food

Cuando pones “pause”

Con mi esposa hicimos una maratón de \”Friends\” durante los últimos 3 meses. Estamos en el final de la novena temporada, la cual es en mi opinión la peor de las que hemos visto hasta ahora.

\n\n

Generalmente lo que hacemos es ver dos o tres capítulos seguidos, y luego cuando ya nos aburren los gritos SitComsenses, agarramos el control remoto y le ponemos pausa a Netflix y nos vamos a dormir. Esto, con la certeza de que la próxima vez que abramos la aplicación podremos seguir en el mismo lugar en donde detuvimos la reproducción.

\n\n

Así es como veo las grandes ideas. En algunos momentos es necesario ponerlas en pausa y alejarse de la cotidianidad de cosas buenas o malas que podemos notar en ellas. Este momento de retiro, de ausencia de la idea, nos deja respirar otras cosas y hasta conectar puntos en el fondo de nuestro inconsciente que de otra forma permanecerían aparte.

\n\n

Hace poco, junto con un grupo de buenos amigos, decidí iniciar PlazaVerde. Un modelo de producción agrícola por demanda que permitía reducir los costos logísticos reduciendo los eslabones en la cadena comercial de los alimentos. Es decir, conectando productores con consumidores directamente. ¿La forma? Producción por demanda con seguimiento remoto.

\n\n

La idea sigue sonandome en la cabeza, pero he tenido que ponerla en \”pause\”. Por un lado por que los integrantes del equipo tomaron otros caminos, y por otro porque ya no tenía equipo para ejecutar la idea, y un tercero porque ahora que lo veo en perspectiva es tal vez necesario que el mercado y las personas construyan más conciencia sobre las implicaciones que tiene comprar alimentos sin responsabilidad. Sin revisar sus orígenes, sin observar sus componentes o la forma en que fueron producidos. Sin considerar si los productores fueron bien pagados o sí aseguran que los alimentos no contienen químicos nocivos para la salud.

\n\n

Estoy seguro que volveré a sentarme en mi escritorio, agarraré el control remoto de PlazaVerde y le pondré play. Tal vez no sea yo quien lo ejecute, y eso qué más da. Lo importante es que se haga realidad. El últimas, las buenas ideas nunca mueren, solo están en pausa.